True Lies Magazine

¡Un poco de Silencio! para Pensar, Opinar, Escuchar, Ver y Emocionar

Historias Ficción

Cuentos

Dana y Trom

Publicado el 2 de Diciembre, 2006, 11:39. en Historias Ficción.
Referencias (0)

Esta capítulo es continuación de Numay y Wum.


En los últimos años de la primer edad Dana fue la reina y señora de los Numay con tan sólo 15 años. Sus pensamientos siempre estaban por delante de los rumores que intentaban algún tipo de influencia sobre sus decisiones. Su madre Hunay reinó hasta los 135 años, cuando una fatalidad se llevo su vida, su padre Amsey acompaño a Hunay en pensamientos y amor hasta el día de su muerte y al poco tiempo a los 140 años fallecía inmerso en una gran melancolía por la pérdida de su amada esposa. Criaron a Dana con dedicación para fortalecer su espíritu y su voluntad y su don, como a sus hermanos, que eran mayores, pero que aceptaron con beneplácito la ley de sucesión. En ese mismo año Trom era coronado rey de los Wum a la edad de 20 años entre grandes festejos y gran alegría de su pueblo. Su sabiduría y ambición fue cultivada por Ania desde pequeño, era orgulloso y soberbio, pero en cuestiones de vida muy benevolente. No se apresuraba nunca en emitir un juicio y escuchaba siempre a sus consejeros y aprendió rápidamente las cuestiones de su reinado. Su padre Lambá y su madre Suré cedieron su trono a su hijo simplemente por su vejes, él tenía 90 años y ella 80 años y al poco tiempo después de la coronación murieron. Tenía hermanos mayores, pero al igual que Dana, Trom se vio beneficiado por la ley de sucesión de su pueblo. Sus caminos estaban a punto de unirse, pero ellos no tenían idea que esto sucedería. Los Numay y lo Wum preparaban la fiesta para recordar la época en que construyeron sus ciudades con ayuda de sus vecinos. Una gran reunión que tocaba en la ciudad de los Wum Deler, una de las más bellas, que poseía grandes monumentos, lo último en tecnología para servicio de sus habitantes y era donde vivía Trom. La fiesta duraría 3 días y no faltaría ni comida ni espectáculos en cada rincón de la ciudad. La reunión principal tendría lugar en los jardines de la casa de Trom. Llego el día y la comitiva de Numay con su reina Dana se presento ante Trom y algo mágico sucedió, como era de esperarse, sus miradas se cruzaron como flechas y llegaron directamente a sus corazones. Durante la fiesta no dejaron de cruzarse miradas inocentes y seductoras y llegado el momento bailaron en medio de la multitud. Apenas hablaron cuando tuvieron oportunidad, era como que todo estaba dicho y no fueran necesarias las palabras, ahora sólo faltaba que se conocieran en la intimidad.. Toda la noche buscaron sin éxito escabullirse y estar a solas, no faltaron tácticas y excusas hacia sus comitivas, que no tuvieron la suerte que ellos pensaban, siempre había un brindis, un discurso y muchas personas alrededor, de las cuales era imposible alejarse. No faltaba la comida ni la bebida en ningún momento, ni personas por presentar a los reyes, ellos con cortesía atendían una a una haciendo sentir bien al invitado. Después de las doce tuvieron una oportunidad, que no dejaron pasar, en un momento Trom invito a Dana a conocer los jardines del norte de Deler, según sus propias palabras, las rosas blancas se asemejaban a la belleza de su invitada y sería un honor para él mostrarle una imagen que la sorprendería. Solos caminaron por el jardín, sin intrusos ni mirones de sus comitivas, La luna les prestaba la luz exacta que necesitaban para hablar y compartir sus miradas y en un momento él la tomo por la cintura y se mezclaron en un beso interminable. Ella sintió temblar todo su cuerpo y él la acompaño en todas las sensaciones que aquel beso produjo. Por un instante los dos conocieron la inmensidad a la que invita la felicidad y no pensaron en otra cosa que en los dos, hasta las rosas le prestaron su mejor perfume para que ese momento fuera único e inolvidable. Cuatro personas enmascaradas se acercaron hasta ellos, dos tomaron con fuerza a Trom y las otras dos a Dana y les asestaron dos puñaladas en pleno corazón a cada uno. Los asesinos huyeron y los dos cuerpos quedaron tendidos uno al lado del otro aún con vida y ensangrentados con la muerte, se tomaron de las manos, se clavaron los ojos y sin decir palabra esperaron sus últimos alientos. Tal fue la muerte de Trom y Dana que ambos dejaron de respirar al mismo instante. Cuentan que su amor, nunca confesado, fue el argumento de muchas historias que durante años se escribieron sobre ellos y que aquel jardín en noches de luna llena se viste de un blanco sobrecogedor y un perfume que se puede sentir desde lejos. Así terminó una historia de amor que dejo marcado para siempre a loa Numay y los Wum. Los asesinos al poco tiempo confesaron su autoría y se dieron a conocer.


Hidden storm

Publicado el 1 de Noviembre, 2006, 9:18. en Historias Ficción.
Referencias (0)


"Tormenta escondida", Hidden storm, narra una historia fantastica de sensaciones de recelo entre hombres y mujeres, cuyos destinos se encuentran en una misma recta, pero en extremos distintos. El comienzo de la historia es el capitulo "Génesis".

Numay y Wum

Publicado el 31 de Octubre, 2006, 22:47. en Historias Ficción.
Referencias (1)

Este capitulo es continuación de Human Reason.

Los Numay era un pueblo paciente, que construyo su destino con esfuerzo y voluntad inquebrantable. Les fue otorgado un don especial, la empatia direccional. Consistía en la capacidad o proceso de penetrar profundamente, a través de la imaginación, dentro de los sentimientos y motivos del otro e influir positiva mente o negativamente sobre sus razonamientos o pensamientos. Este don se heredaba, evolucionaba y crecía en efectividad con los años y les otorgaba a sus hombre y mujeres un poder inimaginable y difícil de controlar. Los Wum era un pueblo impulsivo que evolucionaba rápidamente y que lograba sus objetivos con conocimientos y tenacidad. El don que les fue otorgado era el del la ciencia tecnológica. Sus mentes poseían una imaginación productiva y creativa, que les permitía desarrollar rápidamente cosas nuevas y solucionar cualquier tipo de problema o acertijo con extremada exactitud y certeza. Por supuesto, dicho don se pasaba de padres a hijos, de generación a generación. Con los años lograron controlar dicho don y se convirtieron en un pueblo con ciudades que parecían a simple vista de otro mundo.

Los dones fueron aceptados, desarrollados y utilizados para bienestar y provecho de las sociedades que existían en los pueblos de Numay y Wum. Ellos se dieron cuenta desde el principio que de alguna forma unos necesitaban de los otros para lograr sus objetivos y así fue que acordaron ayuda mutua para que Nortfolk se convirtiera en el mejor lugar para vivir, con todo lo necesario para que sus ciudades y tierras fueran esplendorosas y admiradas por los demás pueblos. Los Wum pensaban que en algún momento dominarían a los Numay, después de que todo estuviera hecho y éstos sentían y entendían su debilidad y que oscuros secretos motivaban la ayuda y el cordial acuerdo que habían firmado. Los Numay utilizaban su don de empatia para ayudar a los débiles, para encontrar remedios a las enfermedades, para orientar a los que se desviaban, para obtener y dar alegría en la tristeza, para cerrar heridas en los espíritus y para mantener la unidad.

Juntos construyeron las ciudades más hermosas, tanto al OESTE como en el ESTE. Los wum desarrollaron los métodos, la tecnología y los planos. Los Numay para cumplir con su compromiso tenían que proveer la mano de obra y los recursos en materiales necesarios, esto último porque las tierras del ESTE eran ricas en abundancia en bosques (madera), en montañas (metales y rocas), recursos que escaseaban en el OESTE. El problema a resolver entonces era la mano de obra, cosa que no podían proveer ni unos ni otros, ya que los Numay se distinguían más por su espiritualidad, las artes y su paciencia que por su voluntad para la mano de obra y destreza y habilidad para la construcción, algo similar sucedía con los Wum, dedicados más a la investigación y la creación de cosas. Entonces como única solución, los Numay utilizaron su don de empatia direccional e influenciaron y convencieron a personas al azar de los otros pueblos del alrededor para que dejaran su lugar y vinieran a Nortfolk como mano de obra a cambio de recursos que necesitarán, como ser madera o metales. Así algunos de los Sima, los Mihys, los Zom, los Dum y los Xiom pasaron a vivir en las tierras de Nortfolk. Estos pueblos tanto deseaban los recursos en maderas y metales, que su gente acepto sin decir nada las reglas para establecerse, mantenerse, convivir, realizar su trabajo, recibir su retribución y volver a sus tierras una vez terminada la obra. Ellos no sabían y no se dieron cuenta nunca que fueron manipulados mentalmente para aceptar el trato. La regla que no podía infringirse de ninguna manera y que estaba penada con la muerte, era la de no mezclarse con personas de los Numay y los Wum. Como era de esperar los Wum aportaron además los grupos de control para mantener el orden y hacer cumplir las reglas que esas personas firmaban para trabajar en Nortfolk. La mezcla se hacia un poco difícil también dada la diferencia de estatura y de belleza que existía con la gente nativa de Nortfolk, que se percibía en el tipo de telas y adornos (siempre de oro o diamantes) que llevaban siempre en sus trajes y que los demás admiraban y algunos envidiaban, razón por la cual existían los grupos de control. Las obras se terminaron tal cual como fueron planeadas por los Wum y gracias a la influencia de los Numay sobre los foráneos. Las obras tanto en el ESTE como en el OESTE fueron terminadas con todo el esplendor, equipamiento y bellezas planeadas. Las reglas se cumplieron y las personas que vivieron y trabajaron años en Nortfolk volvieron a sus tierras. Muchos llevaron consigo no sólo su retribución, también conocimientos y habilidades, que nunca hubieran aprendido en sus tierras. Este fue el despertar del esplendor de los Wum y los Numay, usando sus dones únicos y también aceptando algunas ayudas de Ania y Sumar.


Human Reason

Publicado el 29 de Octubre, 2006, 12:08. en Historias Ficción.
Referencias (1)

Este capitulo es continuación de First Age.

En la Tierra se trabajo sin descanso para hacerla un lugar habitable desde el principio. Era el año 800 cuando Nortfkol se convierte en el primer reino de la Tierra de hombres y mujeres, región con una gran belleza natural y grandes construcciones. Nortfolk era la envidia de los humanos que les toco habitar en otras tierras y su esplendor iluminaba aquel lugar con una belleza hasta ahora nunca vista en la Tierra, con obras que sus habitantes habían forjado con un arte y conocimientos extraordinarios. Grandes ciudades, lugares naturales imponentes, grandes monumentos y grandes jardines multicolores distribuidos por todo su territorio. Tanta era la admiración y también la envidia de los demás, que muy pocas veces alguien se atrevía a ir a Nortfolk. Al ESTE se establecieron los Numay y al OESTE los Wum. Ambos acordaron fronteras y construyeron sus ciudades dentro de sus límites. Otra característica que diferenciaba a los hombres y mujeres de Nortfolk era su altura y su belleza física. Cosa que causaba admiración y recelo en los otros humanos. En Feroe estaban los Sima, en Taka los Mihys, en Yaba los Zom, en Muth los Dum y en Pot los Xiom. Estos pueblos nunca llegaron a producir esplendor o grandes hazañas y recibían escasa atención de los dos grandes espíritus que habitaban en la Tierra. Ix era amigo de los Numay y Ar de los Wum y ellos ayudaron grandemente en las obras que realizaron estos pueblos e influenciaron de distinta manera sus espíritus. Los Numay eran un pueblo paciente con la adversidad, tolerantes con la incomprensión y solidarios con los que necesitaban ayuda. Los Wum en cambio era un pueblo arrogante, de soberbios e intolerantes con los demás y poco solidarios. Ar influenció sobre los Wum para conseguir sus propósitos. Ix influenció sobre los Numay para orientar y ayudar a conseguir los propósitos que ellos planeaban. La obtención de mucho más poder y el control de las voluntades de los humanos se estaba convirtiendo en obsesión en Ar. Para lograr su objetivo tomaba la forma de humano para ser reconocido como uno más en el pueblo, pero no como uno cualquiera, era el de mayor altura y con fisonomía mas bella y lo más singular tomaba el aspecto de una mujer y se hacia llamar Ania. Ella era esbelta y su esplendor iluminaba todo a su paso. En especial los Wum la adoraban como una diosa, la reconocían como la hacedora del mundo y cumplían con sus pedidos siempre. Nadie se daba cuenta que estaban siendo utilizados. En esos tiempos existía un joven Wum llamado Trom, que influenciado por Ania en sueños, germinaba en su espíritu un ansia desmedida de poder, que un futuro cercano lo convertiría en un personaje esencial en los acontecimientos que estaban por venir. Ix intuía desde siempre que Ar no tenia buenos propósitos con los humanos, pero sabía que su creador tenía para ambos una misión final, que él todavía no conocía y como su espíritu era paciente y sabio, comprendía que por ahora no debía enfrentar, ni intentar cambiar a Ania. Como señor de las aguas, la lluvia y los vientos, ofrecía a los Numay la lluvia necesaria para sus sembradíos y un mejor clima para sus regiones. Esto mismo, pero con distinta dedicación también ofrecía a las regiones de todos los pueblos de la Tierra. Si bien no podía tomar forma alguna humana para que los Numay lo reconocieran, ellos apreciaban su poder en la fuerza de sus dones y su presencia en sus manifestaciones imponentes y majestuosas. Por eso también lo llamaban Sumar (que en lengua Numay significa dios del mar). Ania deseaba ser amada por los Wum como los Numay amaban a Sumar, pero nunca lo logro, esto endureció su espíritu de ambición y cólera para planear un maléfico plan para dominar a los Numay. Una joven que era conocida como Dana recibió de Sumar en sus sueños sabiduría y fortaleza de espíritu y un regalo, una singular belleza y se convirtió en esa época en la reina de los Numay. Trom como era previsible se convirtió en el mismo tiempo en rey de los Wum. Dana y Trom no se conocían, consiguieron guiar a sus pueblos hacia sus destinos y fueron los responsables de la historia que sus pueblos vivieron y que dieron razón a sus existencias. Cada pueblo tenía un don especial y único dado por Sumar y Ania a los hombres y mujeres de Numay y Wum, que marcarían los futuros hechos de estos pueblos.


First Age

Publicado el 19 de Octubre, 2006, 16:35. en Historias Ficción.
Referencias (0)

Este capitulo es continuación de Changes.

¡Maya! Se encargaba de continuar su obra en otros lugares del ahora nuevo espacio, que llamaba universo y que gracias a ella se encontraba inmerso en un continuo cambio. En ese mismo instante comenzaba en la Tierra su primer edad. Volvía la calma después de una gran turbulencia y el hombre y mujer comenzaban a conocer, adecuar y amar su lugar. Los seres creados por Maya se denominaron a si mismos humanos y comenzaron a agruparse según sus afinidades, pero principalmente por su lengua de comunicación y cada grupo comenzó a conocerse por un nombre, dados a si mismos o por otros. Los grupos más numerosos se afincaron en tierras que se encontraban cerca de ríos y llanuras. Los otros en valles y en montañas. Y comenzaron a pasar los años y la paz y calma se podía percibir en cada lugar de la Tierra. Existían 6 grandes extensiones de tierra firme rodeados por grandes mares y océanos y 2 polos totalmente cubiertos por hielo y glaciares helados. A las 6 extensiones se nombraron así, Nortfolk, Feroe, Taka, Yaba, Muth y Pot.

El humano comprendía su existencia dentro de ciclos de tiempo que se repetían indefinidamente, pero siempre con diferentes circunstancias. Así conoció, tuvo noción y nombró a los segundos, a los minutos, a las horas, a los días y a los años. Los días tenían luz y oscuridad que se mezclaban con más intensidad y plenitud una sobre la otra según la hora del día. Cuando el sol surcaba el cielo de este a oeste había predominio de la luz y cuando el cielo se llenaba de estrellas luminosas y la luna se dejaba ver el predominio era de la oscuridad. Las estrellas, el sol y la luna fueron creados y moldeados por acordes musicales especiales muy bellos, que durante la música de Maya se percibían con intensidad y admiración. En esta primera edad no se sabe cuanto tiempo les llevo a los humanos conocer y nombrar a las cosas y aprender a sobrevivir. La vida para ellos nunca fue fácil, más que nada por el duro trabajo de aprender sobre sus sentimientos y su destino mortal. Mientras los seres humanos pasaban sus obstáculos para vivir en la Tierra, Gabriel y Lucifer, maravillados por la belleza que ellos ayudaron a moldear, se encariñaban más y más con la tierra creada para los hombres y mujeres. Gabriel era el señor de las aguas y los vientos y los humanos lo nombraban Ix. Para los humanos el era un dios y vivía en los mares y en los océanos y tomaba formas de grandes olas o grandes tormentas o fuertes vientos. Amaba a los humanos e intentaba ayudarlos en lo que necesitarán y los escuchaba antes que hablarles. Como señor del agua podía fluir, pero también golpear. Le gustaba pasear por las costas por las noches y ver como los seres humanos adecuaban su lugar, muy pocas veces se adentraba por los ríos, porque no deseaba interferir de ninguna manera en los asuntos de sus habitantes. Lucifer era el señor de las montañas, de los bosques y de los hielos y lo nombraban Ar. Para los humanos también era un dios y vivía en el interior de las montañas y bosques y en los glaciares de los polos. Podía tomar muchas formas, fuego, hielo, roca, pero lo que lo diferenciaba de Ix era que podía presentarse a los ojos de los humanos con una forma similar a la de ellos, con mayor altura y belleza. Le gustaba más hablarles que escucharlos y si bien en ocasiones ayudaba a los humanos, siempre lo hacía con algún interés o esperando algo a cambio. No le gustaba las cosas que realizaban, si no tenía que ver con lo que el quería.

Ix y Ar podían comunicarse con los seres humanos cuando estos dormían hablándoles en sus sueños y así lograr transmitir una orientación, ese era siempre la intención de Ix, o transmitir una influencia interesada, esa era siempre la intención de Ar. Muchos años transcurrieron hasta que Ix y Ar tuvieran su primer enfrentamiento en la Tierra, el motivo la ambición de poder absoluto sobre la Tierra.


Changes

Publicado el 14 de Octubre, 2006, 17:25. en Historias Ficción.
Referencias (1)

Esta capitulo es continuación de Beings.

Realmente la creación del tiempo le dio sentido a mi más reciente creación, hombre y mujer, porque su existencia no la podrían valorar ni percibir si no existiera. Para completar mi creación mi espíritu les entrego a cada ser un espíritu, similar al de Gabriel y Lucifer, que sería la energía vital para su supervivencia. Además les agrego por partes iguales las esencias que poseían mis dos primeras creaciones y otras cosas que convertirían a mis seres en algo único y en cada caso un ser irrepetible, la diferencia entre mis amados seres y mis amados Gabriel y Lucifer, era que hombre y mujer serían desde el principio y por siempre mortales y que su mayor poder estaría en la libertad para elegir sus caminos y el principio y fin de las cosas. Mis seres serían los amos y señores de mi querida tierra y podrían disponer de ella con su libre albedrío. Envié a Gabriel y Lucifer a acomodar ciertas cosas en la tierra que todavía no terminaban de moldearse a las necesidades de mis seres. Gabriel se encargo de las aguas, de las lluvias y de los vientos. Lucifer de las montañas, de los bosques y de los hielos. Esta tarea produjo grandes cambios, acompañados de gran turbulencia en la tierra, que mis seres no llegaban a comprender quien las realizaba y por qué, cada uno hizo una interpretación de lo que veía y oía, así nacieron mitos, creencias y leyendas, ya que nadie podía ver a Gabriel y Lucifer, sólo podían apreciar sus obras. Cuando terminaron los cambios volvió la calma a la tierra, entonces los hombres y mujeres se agruparon y ocuparon distintos lugares por toda la tierra para vivir. Cuando soñé mi más preciada creación los vi de distinto color de piel, distinta estatura y porte y distinta lengua para comunicarse, y así fue que hubo razas y lenguas distintas en la Tierra.

Gabriel amaba a mis seres en silencio y trataba de ayudarlos de forma desinteresada en todo aquello que necesitarán y le encantaba permanecer en la tierra para manejar las aguas, las lluvias y los vientos. Al principio Lucifer también amaba y ayudaba a mis seres en forma desinteresada, pero poco a poco ese amor desinteresado se convirtió en un amor posesivo y destructivo. Quería que mis seres usarán su libertad para adorarlo y someter la voluntad del hombre y la mujer a su propia voluntad y poner bajo su orden a todos los seres de la tierra.

Desde el principio había decidido no entrometerme en los asuntos de mis seres ni habitar en la tierra. Los dones, poderes y sentimientos que les di los ayudarían a alcanzar sus destinos, a enfrentar a cualquiera que quisiera someterlos y los llevaría siempre a sobrepasar cualquier obstáculo. Una de las cosas que le entregue sólo a ellos fue el sentimiento de felicidad y también la fortaleza para obrar empujados por sus emociones y así lograr realizar con sus dones objetivos, que sin ellos serían imposibles de alcanzar. Además contaba con el amor de Gabriel hacia ellos para solucionar cualquier cuestión inesperada, que pusiera en peligro la existencia de mis amados seres. Lucifer era necesario y el sabía en lo más profundo de su espíritu que nunca tendría éxito. Los dos, tanto Gabriel como Lucifer estaban enamorados de la Tierra y mis seres, tanto que llegaron a olvidarse que fuera existía un espacio infinito todavía por descubrir y crear. Deje que esto fuera así porque mi visión me mostraba, que con ellos dos en la tierra, existiría ahora y por siempre un justo y necesario equilibrio, para que mi creación fuera lo que mi amor quiso cuando pensé mi obra. Gabriel y Lucifer se quedaron encadenados a la bella Tierra, atraídos por su belleza y porque todo estaba por hacer y estuvieron presentes en todas las historias que sucedieron y se contaron con el devenir de los años, aunque nunca hombre o mujer los pudo ver con sus ojos.

¡Maya! ¿cuanto tiempo paso desde la ultima vez que pronuncie mi nombre?, no podía contestarme esa pregunta porque no estaba bajo la influencia del tiempo. Los espacios de la oscuridad y de la luz tenían muchos objetos ahora y algo importante, a causa de la música de mi creación, dichos espacios ya no estaban separados, estaban unidos y mezclados, ¡juntos!. Ahora el espacio era un todo de oscuridad y luz. Entonces, mi espíritu me alerto.."tenemos que completar el espacio con otras cosas, en otros lugares, lejos de la Tierra, donde hace falta amor..". ¿Tendría que dejar la Tierra pensé?. Mi espíritu me dijo, que nunca estaría lejos de la tierra porque él, mi espíritu, era infinito y si fuera necesaria alguna obra o acción se realizaría, sólo necesitaba poner mi atención en otro lugar, que siempre podría ver y escuchar a mis seres tan amados. Y así sucedió. Traslade mi atención a otro lugar de este espacio virgen y pude comprobar que todo lo que pasaba en la Tierra lo sentía y lo comprendía. Entonces pude continuar con mi obra y sabía en lo más profundo de mi ser que nada nunca igualaría mi creación de la Tierra y mis seres más amados.

Con el tiempo vinieron las historias. Con las historias las grandes aventuras, que llenaron la Tierra de proezas y leyendas que dieron sentido a lo que se llamaría raza humana. Hubo grandes reyes y reinas, hubo héroes, hubo poetas y artistas, pero por sobre los errores y los fracasos hubo grandes hombres y mujeres, que demostraron con pequeñas y grandes cosas, que amaban la Tierra su lugar y en ella existía amor. Comprobé que lo que me dijo mi espíritu se cumplió..."para que exista amor se necesitan dos cosas, primero un lugar finito que tenga una forma y presencia, segundo criaturas que habiten en ese lugar y que amen su sitio".


Beings

Publicado el 10 de Octubre, 2006, 19:58. en Historias Ficción.
Referencias (1)

Este capitulo es continuación de Earth.

Estaba contenta porque veía que mi obra se podía realizar. Amaba a Gabriel y Lucifer, eran espíritus plenos, llenos de amor y las notas musicales que ejecutaban llegaban a cada rincón del espacio infinito y por supuesto a la Tierra mi más preciada creación. Contemplaba a la Tierra y mis ojos se llenaban de belleza y color y su presencia se distinguía en el espacio, con una mezcla de oscuridad y luz que se diferenciaba de los demás. La música de Gabriel y Lucifer penetraba la Tierra y comenzaban a moldear mi mejor creación, aunque ellos todavía no supieran nada sobre mi intención. Ellos poseían el poder que mi espíritu les dio al momento de crearlos y podían realizar todo aquello que pensaran, excepto crear lo que no existía, ese poder lo tenía sólo yo. Siempre desee que permanecieran conmigo y que me ayudaran a mantener este nuevo espacio.

Antes de la llegada de los seres que habitarían la Tierra, tenía que crear otras cosas, para que su existencia tuviera el sentido que mi amor por ellos pensó.

Hasta ese momento todo era infinito, aunque ya existieran cosas finitas, con forma y donde se pudiera apreciar abajo, arriba, dentro, fuera y alrededor. Para que tuviera sentido mi creación tenía que existir el tiempo. Así lo comprendió mi espíritu. Fue creado y todo el espacio y todas las cosas fueron sometidas a su poder. Solamente yo estaba fuera de su influencia. El tiempo trajo consigo sensaciones que antes no existían como por ejemplo comienzo, ahora, cuando, repetir, nunca, antes, después, fin, distancia, velocidad, cerca, lejos, eternidad, llegar, tardar, crecer, día, noche, envejecer, nacer, morir. Estas sensaciones a partir de la existencia del tiempo y con la llegada de mi seres cobrarían una importancia muy grande en mi aventura, que no me había imaginado antes. También Gabriel y Lucifer sufrieron un cambio, es como que la llegada del tiempo les haya dado una percepción de sus espíritus hacia dentro muy profunda, revelándoles sentimientos nuevos y en estado de virginidad que ya poseían al momento de ser creados, pero que aún no conocían. La música que ejecutaban para moldear la energía para realizar mi obra, llevaba consigo esos sentimientos y por eso todo lo creado poseía una parte de ellos, aún antes de crear el tiempo. El tiempo sólo ayudo a que se conocieran cuales eran.

Cuando contemplábamos la Tierra juntos con Gabriel y Lucifer yo notaba y sentía dentro de sus espíritus cierta ebullición, cierta exaltación y cierta necesidad de control para que yo no me diera cuenta. Creo que empezaban a intuir que toda esa belleza estaba destinada a alguien que todavía no se había creado y sentían curiosidad por saber que sería, pero no se atrevían a preguntar. Comprendí que Gabriel tenía sentimientos fuertes y estables, que los espacios de la oscuridad ayudaron a forjar. La oscuridad le enseño a concebir su alrededor sin juicios previos y a valorar cada obstáculo y la forma para sobrepasarlos. Sus mejores virtudes eran la humildad, la paciencia, la tolerancia y su amor por cada centímetro conocido y desconocido. Su mayor debilidad la inocencia. Lucifer tenía sentimientos fuertes, pero inestables, que los espacios de luz ayudaron a forjar. No le dio oportunidad a la luz para que le enseñe el verdadero significado de poder ver los obstáculos, esa fue su mayor debilidad y defecto. Emitía juicios sobre todo lo que podía ver, sin conocer certera mente lo que veía, esto lo llevaba a reiterados fracasos y lo verdaderamente lamentable era que no lograba reconocer la causa de sus fracasos y que no llegara nunca a aprender lo que los obstáculos le querían enseñar. Todos estos sentimientos fomentaron en él el orgullo, la soberbia, la ira y la mentira. Lucifer cuando estaba conmigo escondía todos esos malos sentimientos para ganarse mi confianza, por nada en especial, quería que le contara cual era el próximo paso de mi obra. Necesitaba el fervor de Lucifer y la voluntad de Gabriel para llevar a cabo mi próximo paso. La música tenía que ejecutarse con la mejor armonía y la mayor intensidad posible. La Tierra ya poseía luz y oscuridad, tierra firme y mar, bosques y montañas, frío y calor y animales chicos y grandes, creados con la música ejecutada hasta ese momento. Gabriel y Lucifer contemplaban asombrados toda esa creación y creo que cada uno a su modo y con intereses distintos comenzó a amar mi creación.

Llego el momento, que sólo conocía yo, de poner en la Tierra a los seres que habitarían sus vastas extensiones y que aprenderían a amar día tras día. Los llamaría hombre y mujer, tendrían el don de amarse mutuamente y de crear vida utilizando su sexo, tendrían dicho don porque serían mortales, es decir, contarían con el siguiente ciclo: nacer, crecer, crear descendencia, envejecer y morir. A cambio tendrían libertad, para decidir su destino, para decidir sus sentimientos, para decidir que aprender y que no y para decidir en que lugar de la tierra terminar. Aparte de la libertad mi mejor regalo para ellos es y será la imaginación, que les permitirá soñar para acercarse a mi. El hombre y la mujer comenzaron a andar los caminos de la Tierra y a crear su propio hogar y a experimentar sus sentimientos de libertad, como así también los que en su música les dejaron Gabriel y Lucifer. Pero lo más importante que constate es que amaban su sitio y que empezaban a conocerlo con ganas de hacer de su lugar el mejor espacio para vivir.

Contemple mi creación y pude sentir el amor, entonces supe que estaba bien. Gabriel y Lucifer al fin conocieron mi intención y mi creación y se quedaron maravillados. Gabriel amo inmediatamente al hombre y la mujer y se puso manos a la obra para ayudarlos en todo lo que pudiera. Lucifer sintió celos y si bien el poseía la inmortalidad tuvo un extraño sentimiento de posesión y empezó a tejer una telaraña para dominar al hombre y la mujer y convertirse en su amo y señor. Lo que él no sabía es que su inmortalidad le jugaría en contra y que la libertad del hombre y la mujer lo llevaría a perder muchas batallas en la Tierra.


Earth

Publicado el 9 de Octubre, 2006, 16:22. en Historias Ficción.
Referencias (1)

Este capitulo es continuación de Génesis.

El infinito aburre. La inmensidad aburre. Lo desconocido aburre. Al principio parecen interesante, y atraen nuestra atención. Si la distancia a recorrer es corta para descubrir o conocer aunque más no sea una parte del infinito, la inmensidad o lo desconocido, entonces el interés se mantiene activo, en caso contrario otras cosas más cercanas atraerán nuestra atención dejando en segundo plano esas cuestiones trascendentes. Exactamente esto sucedió y además algo inesperado produjo un vuelco en mi mente y mi corazón. ¡Maya!. Ese nombre comenzó a sonar insistentemente dentro de mis pensamientos y sentí una revelación, mi nombre no era Juan como supuse en un primer momento, mi nombre era Maya. La cuestión de genero o de sexo, que se mostró opuesto, me desconcertó al principió, pero algo con una fuerza y energía difícil de medir apareció ¡mi espíritu!. Dicha fuerza me hizo comprender, sin necesidad de palabras, que la aventura que había comenzado debía continuar y que lo que había hecho hasta ese instante estaba bien.

Mi espíritu sería de ahora en más el protagonista para realizar las cosas que mi mente y mi corazón ordenaran hacer. Él sería el medio para conseguir y llegar a mis objetivos. Por eso mi nombre, mi genero, mi sexo dejaban de tener prioridad y mi espíritu obtenía la autoridad e importancia necesaria para realizar mi obra.

Mis paseos por los espacios de oscuridad y de luz me dejaban intuir que algo faltaba a mi alrededor, que diera sentido a aquel gran espacio. En este punto mi espíritu me indicó certera mente, que en medio de tanto espacio lo que faltaba era amor. Entonces me alerto, "para que exista amor se necesitan dos cosas, primero un lugar finito que tenga una forma y presencia, segundo criaturas que habiten en ese lugar y que amen su sitio". La energía que llenaba todo el espacio estaba virgen, con plena potencia y estaba a disposición de quien quisiera utilizarla y moldearla. Nuevamente mi espíritu me alerto, "¡usemos esta energía! sólo necesitamos sonidos en distintos lugares del espacio, tanto en los de la oscuridad como en los de la luz, que vibren con una determinada armonía y en forma conjunta, para crear lo que tu mente y tu corazón anhelan". Lo que me decía era que necesitábamos música para crear lo que pensaba y además a varios ejecutores en distintos lugares. Mi espíritu tenía el poder y mi mente y mi corazón lo orientaban y lo alimentaba con la esencia que necesitaba. Espontáneamente le pedí a mi espíritu, que creara dos espíritu, que habitarían, uno en los espacios de la oscuridad y el segundo en los de la luz, serían independientes y tendrían libertad y voluntad propia. Además podrían elegir su lugar en el espacio que les asigne y podrían pasear libremente y cuando quisieran. La única condición que debían respetar y no cuestionar nunca era ejecutar la música siempre siguiendo mi dirección, yo era la única que sabía cual era la obra a crear y su destino final. Les regale un nombre, al espíritu de los espacios de la oscuridad lo llame Gabriel y al otro Lucifer. Ambos reconocieron su nombre y respondían a mis llamadas cuando los nombraba.

Desde el principio podían visitar y pasear por el espacio del otro, pero al momento de ejecutar la música debían estar en su lugar, sólo así se realizaría mi creación. Estas simples reglas se cumplían y por eso sentía mucho entusiasmo porque muy pronto comenzaría a ver los frutos de mi obra. Cuando se ejecutaba la música todo tenía sentido y la armonía de los sonidos me hacían sentir que poco a poco ese amor que no existía comenzaba a colmar centímetro a centímetro los espacios. Gabriel y Lucifer ejecutaban con entusiasmo las notas musicales y se notaba una dedicación absoluta. Para agradecer su ayuda ordene a mi espíritu que les diera por igual un nuevo don, poder ver y sentir el nacimiento y crecimiento de mi obra. Y así fue.

En un instante y en varios momentos a la vez (lo que cuento es resultado de una sensación, ya que el tiempo todavía no existía) comenzaron a tomar forma muchos objetos en los espacios, todos redondeados, algunos brillantes y otros opacos. Todas las cosas que aparecieron salieron de mi mente y mi corazón. Comencé a buscar un objeto en especial, tenía que estar pues deseaba con todo mi corazón que existiera, allí vivirían las criaturas que permitirían que el amor estuviera para siempre. Justo en un lugar a igual distancia de la oscuridad y la luz lo encontré, era sencillamente hermoso y sin desearlo cree el color azul. Después supe que muchos más colores fueron creados por mi sin darme cuenta, resultado también de los sonidos de las notas musicales ejecutadas. Su forma era redondeada y con la luz necesaria para apreciar desde lejos su color azul intenso. Ya tenía pensado su nombre y a partir de ese momento lo llame Tierra. Reuní a Gabriel y Lucifer cerca de mi objeto más preciado, les deje contemplar su belleza y color y le dije como se llamaba. Nada les dije sobre las criaturas que vivirían en la tierra, ni cuando ocurriría.

El primer paso de mi obra estaba ahí, contemple nuevamente su belleza y supe que estaba bien.

Ahora el trabajo que seguía ya no sería tan fácil, pues había que pensar que cosas necesitarían las criaturas para vivir en la Tierra con todo ese amor que se pudo crear..


Artículos anteriores en Historias Ficción

Traducción

Traducir Blog Translate Blog Traduir Blog ?????? Tradurre Blog Übersetzen Sie Blog


Argentina Tango


¡Un mal día!
¿Errar es humano?





Sindicación

Antecedentes

Apts. Tecnología

Artículos

Cortometrajes

Ficción

Filmoteca y Arte

Fonola Rockola

Gabinete de Series

Películas

Recomendados

Red de contactos